Trucos para ahorrar gasolina

Economizar el combustible, gasolina o gasóleo, que gastamos en nuestros vehículos es importante no solo por el dinero que ahorramos con ello, sino también como medio para preservar el medio ambiente reduciendo las emisiones de los gases derivados de la combustión.

A continuación se exponen una serie de trucos que nos pueden ayudar a ahorrar combustible en nuestro día a día:

  1. Camina o ve en bicicleta. Si usas el coche para ir a sitios a los que fácilmente podrías llegar andando o en bicicleta, hazlo, no solo ahorrarás dinero, sino que mejorarás tu salud y eliminarás el estrés que provoca conducir por las grandes ciudades.
  2. Usa transporte público. Prueba a coger el tren, metro o autobús en vez del vehículo propio, a menudo te evitarás atascos o problemas de aparcamiento. Aprovecha el trayecto para leer un libro, el periódico, hacer sudokus… También puedes compartir coche con más gente que vaya al mismo sitio.
  3. Escoge el coche que necesitas. Para desplazarte por grandes ciudades son recomendables los coches pequeños, gastan menos, se aparcan mejor y su falta de potencia apenas se nota en trayectos urbanos. También puedes probar a moverte en moto, así además te evitarás atascos y problemas de aparcamiento, o buscar un coche eléctrico.
  4. Mantén tu vehículo en buen estado. Revisa frecuentemente el estado y la presión de tus neumáticos, si están poco inflados gastarás más combustible, y cambia el aceite, filtros… cuando te lo indiquen en las revisiones periódicas.
  5. Conduce relajado. Nada de acelerones, frenazos ni de pisar demasiado el acelerador. Sí, hay zonas donde parece que los límites de velocidad no tienen ningún sentido, pero si conduces más despacio ahorrarás combustible (según el coche a partir de…), aliviarás tu estrés, reducirás el riesgo de accidente y te evitarás multas.
  6. Cambia de marcha a bajas revoluciones. Procura conducir con la marcha más alta que puedas, un motor a altas revoluciones consume mucho más combustible, además esto es contraproducente en vehículos diésel que tienen un par mayor a bajas revoluciones.
  7. Controla el aire acondicionado. Si estás en ciudad abre las ventanas, en carretera prueba a poner el ventilador solo, el aire acondicionado aumenta bastante el consumo de combustible, aunque en ocasiones es totalmente necesario si no queremos asarnos vivos.
  8. Aprende cuándo y dónde repostar. Busca una gasolinera barata y no repostes los fines de semana ni festivos (huye de los puentes e inicio de vacaciones), las petroleras tienen la fea costumbre de subir precios los días que más demanda prevén.
  9. Registra tu gasto en combustible. Resetea el contador de kilometraje cuando repostes y usa el ordenador de abordo para conocer tu consumo medio, registra estos datos y trata de mejorarlos poniendo en práctica los trucos aquí expuestos.

Con estos sencillos trucos ahorrarás combustible, dinero y ganarás en calidad de vida.